El Máster de Cifuentes

Desde el pasado día 21 de marzo, la semana anterior a la Semana Santa, en que eldiario.es publicó la noticia del supuesto amaño de las notas correspondientes al Máster en Derecho Autonómico han ido surgiendo infinidad de dudas a las que la Presidenta de la Comunidad de Madrid en su comparecencia de ayer no ha sabido poner coto. Muy al contrario, lo que ha conseguido ha sido abrir más interrogantes al entramado.

En su comparecencia se dedica a presentar documentos que no aportan nada nuevo a lo ya sabido y a cargar contra la oposición. Eso sí, los documentos que presenta ya cuentan todos con un sello oficial, no como el acta que presentó vía Periscope y que tras saberse por El Confidencial que al menos dos de las firmas de las profesoras que supuestamente evaluaron su Trabajo Fin de Máster – ese que no se localiza por ningún sitio – son falsas, no presenta. Acta que por otra parte, y por lo dicho por otros alumnos que han cursado Máster, es un documento al que no tienen acceso ellos. Lo desconozco porque no he cursado nunca un Máster, pero supongo que lo que dicen tantos otros alumnos debe ser cierto.

La defensa del trabajo “duró poco, unos 10 o 15 minutos”. “El trabajo de fin de Máster, tengo que decirlo, me resultó muy sencillo

En la rueda de prensa posterior me deja de piedra las cosas que cuenta y como las cuenta. Más aún sabiendo lo que sabemos hoy. Explica, como el que no quiere la cosa que la defensa del trabajo “duró poco, unos 10 o 15 minutos”. “El trabajo de fin de Máster, tengo que decirlo, me resultó muy sencillo. Me deja totalmente asombrado. 😯  ¡10 o 15 minutos! Leo a otros estudiantes diciendo que es imposible, que al menos se tarda una hora en defender tu TFM. Pero es que además resulta que hoy mismo de nuevo El Confidencial revela que el supuesto tribunal no se reunió nunca. Algo que a media tarde se confirma cuando la supuesta Presidenta de ese tribunal, Alicia López de los Mozos, lo  expresa ante la inspección de la Universidad Rey Juan Carlos que el tribunal para examinar su trabajo final no se celebró y que su firma fue falsificada. Todo esto tras las declaraciones de Cifuentes: “Sí. Lo defendí de forma presencial. En el campus de la Universidad Rey Juan Carlos de Vicálvaro” (¿la puedo llamar ya caradura?).

En la comparecencia también quiere dejar por tontos e ineptos a aquellos que dijeron que era imposible que hubiera defendido su TFM el 2 de julio de 2012 porque como Delegada del Gobierno ese día estaba dirigiendo el dispositivo para la celebración del campeonato europeo por parte de la Selección Española de Fútbol. Según la Presidenta ese dispositivo fue coordinado por la Jefatura Superior de Policía. Sin embargo no tarda en salir en redes la nota de prensa emitida ese mismo día en el que se indica que es la Delegación de Gobierno en Madrid la que “ha dispuesto un operativo formado por 450 efectivos del Cuerpo Nacional de Policía“. 

Nota de Prensa de la Delegación de Gobierno en Madrid

A mi lo que me asombra de todo este sainete es en el lío que se ha metido la propia Universidad Juan Carlos I para defender algo que cada vez tiene la pinta de ser más falso que una moneda de 3€. Porque además ante las preguntas de los periodistas la propia Cifuentes carga todas las culpas contra la propia Universidad, la misma que, para intentar sacarla del embrollo, fue capaz de falsear un documento.

Yo no me he querido referir hoy de manera expresa a esa acta porque hoy hay un medio de comunicación que introduce algunas dudas que yo no puedo confirmar ni verificar, porque lógicamente ese es un documento interno de la universidad que yo no tengo que ver con él, cuyo único conocimiento es lo que el rectorado me remite. Por lo tanto, yo no tengo que dar validez ni desmentirla.

D

Ahora resulta que la culpa es de la Universidad. Y sí, claro que tiene razón: si no hubieran intentado tapar su desvergüenza ahora no se encontrarían en la situación en la que están.