Rita Barberá y las anchoas

Se nota que en el PP están de los nervios con los trajes del señor Camps. La verdad es que no entiendo tanto problema a no ser que el señor Camps tenga informaciones que los dirigentes del PP no quieren que salgan a la luz, porque si no no se entiende tanto empecinamiento en la defensa del presidente valenciano. Lo último ha sido lo dicho ayer por la alcaldesa Rita Barberá pidiendo que actúen los jueces de oficio para investigar el posible cohecho pasivo del Presidente Rodríguez Zapatero por recibir y aceptar las famosas anchoas de Santoña por parte del Presidente cántabro Miguel Ángel Revilla. Como dice ella “con el código penal en la mano” es posible que se hubiera cometido un delito. Lo que ocurre es que después suele haber una serie de atenuantes. Y en este caso existen varios, entre ellos se encuentra el que no existe nocturnidad (el regalo es hecho a plena luz del día), no existe ocultación (se permite que sea grabado por varias cámaras de televisiones e inmortalizado por varios fotógrafos de prensa) y desde luego tampoco alevosía (no está hecho a traición, es tradición de Revilla promocionar los artículos de su tierra). Sin embargo su compañero de partido ha dicho por activa y por pasiva que él no ha recibido ningún regalo de nadie, que los trajes los pagó y, sin embargo, doña Rita acaba de aceptar el hecho de que los trajes han sido regalados. Y supongo que muchos en el partido piensan lo mismo.

Parece ser (no he leído completo el auto) que el juez pone el acento en que lo importante en este caso no es el valor del regalo, sino el regalo en sí mismo, sin entrar a valorar si por ello los generosos se aprovecharon de sus influencias. Es decir, que no está probado que Camps diera algo al “bigotes” y sus amigos a cambio de los trajes, por lo que llama a esto “cohecho pasivo”. Y lo califica como delito. Y el señor Camps sigue en su puesto. Como el resto de dirigentes del PP imputados en las diversas causas del “caso Gurtel”.

El ex-ministro Bermejo se fue de caza con el juez Garzón. O coincidieron allí, me da lo mismo. Eso no es un delito. Teniendo en cuenta la trama que estaba investigando el juez y quién era el compañero (su jefe) no fue ético. Bermejo dimite. El señor Alberto Saiz, ex-director del CNI, sale en los papeles (en los del diario El Mundo) por gastarse la pasta de su dirección en viajes de placer, pescas, cacerías o cualquier otra cosa particular, presuntamente. No hay denuncia. No está imputado en nada. Saiz dimite. Varios de los dirigentes del PP están imputados y no dejan los sillones ni a tiros. Y Rajoy y compañía lo apoyan.

Ahí se ve donde está la democracia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies