De subidas y porcentajes

Parece una tontería, e incluso seguramente lo sea, pero esta mañana al ir a por unos churritos para desayunar me encuentro con que me los han subido. Han subido 5 céntimos las porras y, aquí está lo más curiosos, otros 5 céntimos los churros.

Si nos traducimos los euros a pesetas vemos que la subida es nada menos que de 8 pesetas. Pero claro, son simplemente 5 céntimos de euro.

El caso es que la subida de 5 céntimos hace que las porras cuesten ahora 35 céntimos y los churros 25 céntimos. Y aquí es donde entran los porcentajes. Antes de la subida, si las matemáticas no me fallan, costaban 30 céntimos las porras y 20 los churros –35 menos 5 y 25 menos 20- que con unos sencillos cálculos vemos que las porras han subido un 16,6% los churros me han subido casi 4 puntos más: un 20%. Sí, sí, nada menos que una subida de un 20% en los churros. Hasta dónde vamos a llegar.

Vale, que estamos hablando de churros, pero esto se puede extrapolar a cualquier cosa, incluso a aquellas esenciales como el pan, huevos, fruta, aceite, medicinas, impuestos e infinidad de elementos de uso cotidiano incluso imprescindibles –como los mismos churros 😀 – y que no damos importancia.

En los porcentajes es donde vemos lo que realmente nos ha subido algo, porque eso de “si sólo son 3 miserables céntimos” engaña mucho.