Y los banco arreglando la crisis

El banco central europeo rebaja el precio del dinero y van los bancos, que no se fían unos de otros y que como dice el refrán “cree el ladrón que todos son de su condición”, y hacen subir el Euribor.

Bien. Para reactivar la economía es cojonudo.

Así, si teníamos poco dinero, a partir de ahora tendremos menos. Dejamos de tomarnos cañas; no cambiamos el coche, aunque tenga 12 años; el sofá va ha ser que aguanta aún (metiendo una tabla debajo); este año la pared aún está bien, no hace falta pintar; así con todo. Eso nos lleva a que los concesionarios y los fabricantes despidan más trabajadores, los bares echen a algún camarero que otro (eso si no cierran), las casas de muebles en la misma situación, el pintor de brazos cruzados no gana un duro (o euro, que no me acostumbro).

A su vez, el vendedor del concesionario o el operario de la fábrica, el camarero o autónomo, el vendedor de muebles y el pintor dejan de: tomarse la caña, cambiar de coche, cambiar el sofá o pintar su casa. Y la rueda sigue y sigue y sigue, indefinídamente, hasta que los bancos se cansen de hacernos la puñeta.

Y ahí está uno de los problemas, que cuando va bien va para todos, pero cuando va mal, guardan la ropa y solo va bien para ellos.

Así nos luce el pelo.