España – Rusia, tachado

Ya nos hemos quitado el miedo de encima de poder empezar la Eurocopa 2008 perdiendo. Y no solo eso, sino que ganamos por un contundente 4-1 que, aunque pueda parecer demasiado, es el resultado del contragolpe que practicó la selección de una manera totalmente eficaz.

La verdad es que los rusos no nos hicieron pasar muchos apuros, fuimos nosotros mismos, con la defensa muy temblona, la que nos provocó los sustos.

Por lo demás bien. El centro del campo con un Xavi casi perfecto, con Torres demostrando lo que muchos no han querido ver desde que empezó en la selección, que es necesario y un gran jugador, y Villa en su papel de goleador nato, con tres goles que celebró con el resto de sus compañeros demostrando la unión que existe en este joven equipo.

Ahora, como siempre, comenzaremos a soñar y, cuando menos lo esperemos, nos despertaran de golpe. O no.