Feliz Navidad (el centro comercial)

Navidad. Te sientas en un banco central del pasillo y solo tienes que observar: familias, padres con niños y/o niñas (las madres está¡n comprando), jóvenes, mayores, flacos, gordos, altos, bajos, con bolsas, sin bolsas… es un rí­o continuo de gente pasando en uno y otro sentido, con un interminable sonido ambiente atronador incluso para alguien que requiere de audífonos para oír.

Sigue leyendo…

Los Reyes Magos

Los Reyes MagosMe ha llegado al e-mail y me ha parecido una ayuda estupenda para esa pregunta que sabemos que llegará y a la que normalmente no sabemos que responder:

Apenas su padre se habí­a sentado al llegar a casa, dispuesto a escuchar como todos los dí­as lo que su hija le contaba de sus actividades en el colegio, cuando ésta en voz algo baja, como con miedo, le dijo:

– Papá

– Sí­, hija, cuéntame.

– Oye, quiero… que me digas la verdad.

– Claro, hija. Siempre te la digo – respondió el padre un poco sorprendido –

– Es que… – titubeó Blanca –

– Dime, hija, dime.

– Papá, ¿existen los Reyes Magos?

El padre de Blanca se quedó mudo, miró a su mujer, intentando descubrir el origen de aquella pregunta, pero sólo pudo ver un rostro tan sorprendido como el suyo que le miraba igualmente.

– Las ninas dicen que son los padres. ¿Es verdad?

La nueva pregunta de Blanca le obligó a volver la mirada hacia la niña y tragando saliva le dijo:

– ¿Y tú qué crees, hija?

Sigue leyendo…

Send this to a friend