El arbol de los deseos

El Ayuntamiento de Madrid ha colocado una especie de árbol: un cono colgado de una grúa y hueco por dentro. Te dan un globo en el que debes escribir tú deseo y después soltar éste para que suba en el interior del cono. Pues bien, la pasada semana fui con mis hijos, tres, y cual es mi sorpresa cuando me dicen que no me pueden dar más que dos globos. ¡Vaya! ¿Pero no son los deseos de los madrileños? ¿Los adultos no somos madrileños? Bueno, el caso es que me resigno, tampoco es para tanto, pero le digo que son tres niños, que a mi me da lo mismo, pero que al menos un globo por niño. Pues bien: no puede ser. No hay globos suficientes y tienen que quedar globos hasta el día 6 de enero que es la fecha final en que soltaran todos los globos al cielo de Madrid. Las órdenes son dos globos por familia. ¿Tienes tres niños? Pues se siente. Y si tienes más ya ni te cuento. Como nos vamos acostumbrando, los que tenemos “familia numerosa”, estamos vetados para según que cosas: ofertas de vacaciones, hoteles, árbol de los deseos…

El caso es que no me resigno a dejar mi deseo: que todos seamos iguales. Buscando en munimadrid.es encuentro que hay una página para dejar nuestro deseo también www.elarboldelosdeseos.es y me digo “venga, lo voy a conseguir”. Pues nada oiga. Que la dichosa pagina da error de “servidor no encontrado”. ¿Se habrán acabado también los globos o clics en Internet?

En fin, Felíz Año Nuevo para todos, aunque no tenga globos…