La seguridad de los bancos

Los bancos y cajas cada día se esmeran más en protegernos de los posibles ladrones de tarjetas y números secretos. Ahí tenemos Cajamadrid que ha ideado un sistema para asegurarse de que al sacar dinero en sus cajeros somos quien decimos ser. Al introducir la tarjeta nos pide el número secreto. Lo marcamos tapando como podemos la mano que mece la cun… eh, perdón, la mano que pulsa la teclas. Bien. Ahora nos pregunta que operación deseamos hacer. Si elegimos sacar dinero, después de preguntarnos la cantidad y demás datos no invita a introducir de nuevo nuestro número secreto y, ojo al dato, PARA NUESTRA SEGURIDAD. Así te lo suelta el cajero sin inmutarse siquiera. O sea, que si el presunto caco que quiere apoderarse de nuestra tarjeta al menor descuido y hacerse con la clave con su gran maestría fijándose en las teclas que marcamos o simplemente en como movemos la mano no ha logrado su objetivo a la primera le damos una segunda oportunidad.

Pero es que estos de Cajamadrid han pensado casi todo, porque hay otra opción mejor. Si antes de sacar dinero pides conocer tu saldo o los últimos movimientos y le indicas que después sacarás dinero, te pide la clave antes de darte la información sobre tu cuenta y a continuación otra vez para sacar el dinero. TRES OPORTUNIDADES. Vamos que si el espabilao’ no le es tanto, con tres oportunidades si no la coge es para que se retire.

En fin, esperemos que a los que se les ocurrió el sistema de protección no les contrate el Ministero del Interior o de Defensa.