El espectáculo y los derechos humanos

Anastasia LinHoy se inaugura el certamen de Miss Mundo en la ciudad china de Sanya, en la isla de Hainan. Pero la representante de Canadá, Anastasia Lin, nacida en China, no ha sido invitada por el gobierno de Pekín, trámite obligatorio para recibir el visado necesario para su entrada en el país. Parece ser que el director de Miss Mundo Canadá ya ha dicho que no va a enviar a otra que no sea la actual Reina de la Belleza.

Lo inaudito es que el resto de organizaciones envíen a las suyas sin importarles que la ausencia de una de ellas sea por motivos políticos, ya que la actriz de 25 años ha denunciado públicamente la violación sistemática de los derechos humanos en China.

Anastasia ha contado que tras alzarse con el título de Miss Canadá, las autoridades chinas hablaron con su padre, que sigue residiendo en el país asiático, diciéndole que si ellas sigue con sus declaraciones “habría consecuencias“, por lo que ahora teme por su padre.

Y mientras en China se continúan violando los derechos humanos occidente sigue haciendo negocios. La pasta es lo que importa.