Messi y Hacienda

Messi juzgadoA Lionel Messi se le abre juicio oral por tres delitos contra la Hacienda Pública y Messi dice que él no sabía nada, que le firmaba a su padre cualquier cosa que le ponía por delante. Por tanto descarga toda la responsabilidad del fraude a Hacienda en su padre.

Y a partir de aquí me hago una reflexión. Si Messi finalmente sale absuelto de los delitos de los que se le acusa entonces también debería salir indemne la Infanta Cristina, puesto que su argumento es idéntico: firmába lo que le ponía su marido por delante. Y lo mismo que estos dos casos cientos de ellos.

Y si a un pequeño empresario, al que habitualmente lleva las cuentas una asesoría, de pronto dice Hacienda que ha estado maquillando las cuentas para pagar menos y le acusa de delito contra la Hacienda Pública al igual que a Messi ¿le serviría de algo decir que él solo firmaba lo que le ponía su asesor, ese al que paga para que le haga las cuentas, por delante? Pues ya os digo yo la respuesta más probable a esta pregunta: No. Según nos recuerdan siempre, el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento. Por tanto ese pequeño empresario al que su asesor le presenta el papel para firmar sería acusado y con toda probabilidad condenado a pagar la correspondiente multa por un delito que, en realidad, no ha cometido él.

¿Es justo que pague el que solo firma? Pues puede que sí y puede que no. Se supone que el empresario contrata un asesor debido a su desconocimiento del complejo intrincado que suele ser efectuar una declaración de Hacienda y lo único que espera es que dicho profesional actúe como debe y le presente para firmar un documento hecho con arreglo a la ley. Entonces ¿no sería responsable el asesor? Pues habrá casos en que sí y casos en que no. Sabemos que hay empresarios que ya le dicen al asesor que a ver cómo le hace los papeles para que le salga a pagar lo menos posible. ¿Quién es entonces el responsable? Indudáblemente en estos casos los responsables y los que deberían ser condenados son ambos: uno por proponer y otro por ejecutar.

¿Le serviría de algo a un pequeño empresario decir que él solo firmaba lo que le ponía su asesor, ese al que paga para que le haga las cuentas, por delante? Según nos recuerdan siempre, el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento.

En definitiva, que al final puede que paguen justos por pecadores, aunque hay casos y casos. Pero si se supone que la ley es igual para todos y si a mi el asesor me hace mal la declaración de la renta, y en caso de que esté mal y me saliera a devolver en vez de a pagar y Hacienda se da cuenta y me meten una parelela que se caga la perra, pues tanto en el caso de Messi como en el de la Infanta Cristina, ellos son tan responsables como aquellos que cometieron el delito materialmente. A partir de ahí si la confianza que tenían Messi con su padre y la Infanta con su marido, se va al garete, él y ella verán. Pero el delito, como dice la ley, lo comete el que firma. Y eso vale para todos.