“…nos conviene que haya tensión”

Eso es lo que le dijo José Luis Rodríguez Zapatero a Iñaki Gabilondo al terminar la entrevista que este último le hizo al primero en Cuatro quizá pensando que los micrófonos ya estaban cerrados. Iñaki le pregunta con toda familiaridad a Zapatero “¿Qué pinta tienen los sondeos que tenéis?” a lo que este le responde que “bien […] lo que pasa es que nos conviene que haya tensión.” A esta respuesta se han agarrado los del PP para acusar al Presidente de que lo que quiere es crear crispación.

Según la RAE, “crispación” es “la acción y efecto de crispar”; “crispar” es coloquialmente “irritar, exasperar”. Por otra parte “tensión” es “Estado de oposición u hostilidad latente entre personas o grupos humanos, como naciones, clases, razas, etc.”, pero también “Estado anímico de excitación, impaciencia, esfuerzo o exaltación.”

Según el PP el significada que le dan a “tensión” es la primera acepción, sin embargo el Presidente en una entrevista concedida a Onda Cero explica a Carlos Herrera que la acepción que tenía en mente es la segunda.

Lo que quiere Zapatero es que no ocurra lo que otras veces a pasado, que no parezca que está todo ganado, que la gente de izquierdas vaya a votar el día 9 de Marzo. Que haya excitación, que haya impaciencia, que no nos durmamos en los laureles y nos quedemos en casa. Que hay que participar activamente si queremos que no vuelvan las mentiras de Acebes, Zaplana, Rajoy, Trillo…

La crispación es la que ellos han mantenido en la última legislatura desde el principio, desde que se les quedó la cara de piedra cuando se dieron cuenta que habían dejado escapar el gobierno de la nación por una inmensa metedura de para y se la habían entregado en bandeja a un primerizo. El problema que tienen ahora es que el primerizo a hecho bien sus deberes y se encuentra en una muy buena situación para seguir gobernando.

Pero para eso hay que ir a votar. No lo olvidéis: el 9 de marzo es nuestra voz la que habla.