Adiós, Maestro Labordeta, adiós

José Antonio LabordetaSe nos ha muerto como del rayo, como decía Miguel Hernandez de su amigo Ramón Sijé, José Antonio Labordeta. La madrugada del domingo 19 de septiempre dejó de luchar buscando la libertad como hizo durante casi toda su vida. Nadie olvidará su paso por el Congreso de los Diputados durante dos legislaturas: desde el año 2000 hasta el año 2008. Lo más recordado de ese periodo será cuando envió ¡A la mierda! a los diputados de las bancadas populares mientras intentaba dirigirse al Ministro de Fomento de entonces, Alvarez Cascos, y sus compañeros del PP empezaron a reirse de este aragones que no tenía pelos en la lengua y, aunque persona muy educada, como mestro que era, no pudo contenerse.

Tampoco olvidaremos muchos -los más jóvenes no lo vieron- a José Antonio recorriendo lugares de España que no conocíamos, carganse a esa España en la mochila y hablar con sus gentes. Ayer lunes, uno de los estrevistados en la grabación de uno de los programas decía que lo que hacía fácil hablar con él era que no te hacía una entrevista, sino que se interesaba realmente por lo que le estabas contando. No era entrevistador o periodista, era simplemente José Antonio Labordeta.

La inmensa mayoría a la que se ha preguntado por él ha dicho entre otras cosas que era honesto y honrado. Eso en estos tiempos que corren y para alguien que fue político es decir mucho de tí y muestra la verdadera dimensión de Labordeta. Grande, muy grande.

Espero que allí a donde vayas, si existe algún sitio a donde vamos, encuentres la tierra que ponga libertad. Te recordaremos las gentes de a pié, porque seguro que en este país que casi reniega de Cervantes, Góngora, Quevedo o Lope de Vega, y sin querer hacer comparaciones con estos grandes, es fácil que se olviden de tí en las alturas. Pero los de abajo, la infantería, te tendremos presente. Está claro que sabemos quién vale de verdad y creo que, desde otro Profesor, Enrique Tierno Galván, no se había visto al pueblo tan de acuerdo en homenajear a un político.

Esta es la albada del viento,

la albada del que se fue.

Que quiso volver un día,

pero eso no pudo ser.

Adiós, José Antonio, adiós.

Send this to a friend