Es que si no, no es el Atleti

Vaya tela. Empezamos ganando, nos empatan, se adelantan, empatamos, se adelanta, empatamos y se pierden ellos. O sea, que ganamos gracias a un gol en propia puerta del Valladolid. Y en tiempo de descuento (minuto 92). Se volvió la tortilla. Esto normalmente nos pasaba a nosotros y parece que empezamos a tener la suerte de cara. Llevamos los tres partidos últimos en el Calderón viendo más goles casi que en toda la temporada pasada: contra el Sevilla 4-3, contra el Villareal 3-4 y contra el Valladolid 4-3. Ahí es nada, 21 goles en tres partidos. Y con saldo positivo por poco: 11 a favor y 10 en contra. Y los corazones que no sabemos como nos caben dentro del pecho, porque esto es de infarto de necesidad.

En fin, tres puntos más y no nos bajamos de puestos europeos, es más, gracias al Valencia ascendemos un puesto. Y con los empates de Madrid y Villareal nos acercamos un poco más a la cabeza, que es bueno estar cerca por lo que pueda pasar.

Añadir la buena noticia de la vuelta de Forlan y la capacidad goleadora de Maxi. De la defensa, como decían Tip y Coll sobre el gobierno, hablamos la semana que viene.