No es país para chorizos

Parafrasenado el título de la película de los hermanos Coen y protagonizada por Javier Bardem, por la que gano un Oscar, parece que por fin este país va dejando de ser un país de chorizos, aunque a alguien le pueda parecer lo contrario. Y le puede parecer lo contrario por la cantidad de chorizos y corruptos que están apareciendo por todas partes. Y es que entre los Gürtel, los Palma Arena, el caso del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet con la detención del alcalde socialista y dos ex altos cargos del gobierno de Jordi Pujol, el caso Millet, etc. parece que son muchos, pero nada más lejos de la realidad.

Lo que pasa es que estos sinvergüenzas llamán mucho la atención, pero lo bueno es que salgan todos, que los juzguen y que vayan a parar con sus huesos a una celda de cualquiera de las carceles de este país, con las penas más duras que sean posibles según nuestro Código Penal. A ver si así se le quitan las ganas a otros de seguir robando a los pobres (los ciudadanos) para repartirselo entre los ricos (ellos mismos).

Y para los que siguen acusando al Gobierno de lo que mandan los jueces que se enteren de una vez que un ladrón y corrupto lo sigue siendo sea del partido que sea, porque como dice nuestro refranero -y es muy sabio- “en todos lados cuecen habas“.