Ronaldo, el debate nacional

Se ha parado el mundo, no hay más noticias, esto es lo importante: a Cristiano Ronaldo le han sancionado con dos partidos por la expulsión de la que fue objeto en el pasado encuentro disputado en el Santiago Bernabéu contra el Málaga.

No importa el terremoto de Haití –poco a poco va desapareciendo de las portadas- ni tampoco importa los parados, ni la crisis. Sólo importa que para unos es una barbaridad la sanción, para otros es la correcta y para los menos es pequeña.

Esto del fútbol es que mueve pasiones, y las que ha movido durante esta semana por el tema de la posible sanción y posteriormente la confirmación de la misma entre los partidarios de la sanción y los partidarios de la inocencia, entre los que dicen que no se le trata igual que a otros –léase Messi– entre los que piensan que es un chulo y fanfarrón y los que piensan que es una víctima.

De acuerdo que el jugador del Málaga le iba agarrando y él parece que lo que intenta es soltarse, pero está claro que probablemente sin intención, le rompe la nariz. Vale que no se le considere como agresión, pero alguna sanción debe tener, porque si en vez de Cristiano Ronaldo es Agustín Fernández, del Deportivo Escalerilla, seguro que no tienen tanto miramiento y estaba sancionado sin paliativos a, por lo menos, 4 partidos y sin ningún debate nacional.

Vale, que Cristiano es Cristiano y que es lógica su repercusión en la prensa deportiva, pero de ahí a copar portadas en prensa generalista va un abismo.

Veremos ahora los recursos y contrarecursos cuantas páginas llenan.

Send this to a friend