Otra vez el carril izquierdo

Los odio. No lo puedo remediar. Llevo todo el santo (viernes) dí­a aguantandolos. Esos que se creen que el carril derecho es algo a evitar, que lo mejor es el izquierdo o, cuando menos, el central en las ví­as con tres carriles. Incluso genéricamente deben ser el izquierdo o el de su derecha como poco; porque si tenemos algún tramo con cuatro carriles hay que quedarse al menos en el tercero empezando a contar por la derecha.

Es algo que ya comenté, pero es que hoy ha sido un dí­a especialmente insoportable. Después de tener que desplazarme a Villa del Prado desde Alcalá de Henares he pasado por todos los supuestos anteriores. Autoví­a A-2, M-45, M-50, Autoví­a A-5 y vuelta.

Eso sin contar con los fitipaldis que se dedican a hacer slalom, fiu, fiu, entre los coche, rebasando a unos por la derecha y a otros por la izquierda o velocidades que no creí­ que se pudieran coger con un Seat Ibiza.

El señor Pere diciéndonos que en Semana Santa nos abonemos a las torrijas caseras y lo hagamos sin prisa y mientras unos primos chalados tienen prisa por comérselas. Coño, que se las coman ellos solos y nos dejen tranquilos a los demás.

El colmo ha sido a la vuelta. M-50. Por fí­n venimos varios vehí­culos por el carril derecho. El que rebasa lo hace por el carril central. Yo paso a una furgoneta. Vuelvo a mi derecha. A continuación paso a un A6. Vuelvo de nuevo a mi derecha. Cuando le dejo a unos quinientos o seiscineto metros detrás de mi observo por el retrovisor ¡que se pasa al carril central! ¡Si no tiene a nadie a quién pasar y yo ya me he alejado!

Es que no lo entiendo. Qué problema tendrí­a en seguir por el carril derecho, si iba tan feliz, sin meterse con nadie y nadie se metí­a con él.

Me rebelo. De verdad que no soporto las procesiones de Semana Santa todas por el carril izquierdo. Bueno, las del resto del año, tampoco.

También te puede interesar ...

Send this to a friend